16 oct. 2009

Nosferatu, el vampiro: F.W. Murnau

Argumento: Imágenes como la de Nosferatu acumulando ataúdes en el coche fúnebre, la procesión mortuoria en la ciudad, la epidemia de ratas o la muerte del vampiro enamorado llevándose su mano al corazón permanecen en la retina de todos aquellos afortunados que han podido disfrutar con la contemplación de un clásico que, como la mayoría de los clásicos, posee una vigencia que lo mantiene actual a pesar de las décadas transcurridas desde su estreno comercial.

Comentario:Uno de los primeros clásicos del cine de terror y la que para muchos es la mejor película sobre la novela de Stoker, el conde Drácula. No obstante, como todos sabrán, los nombres de los personajes así como el título de la película difiere de la novela debido a los problemas que hubo para comprar los derechos de autor. Aun así, la viuda de Stoker consiguió que un tribunal dictara una resolución a su favor y muchos rollos de Nosferatu se vieron entre las llamas. por suerte para nosotros la resolución se dictó cuando ya se había distribuido el film internacionalmente, y por tanto hoy en día podemos disfrutar de una de las películas más influyentes de la historia. Friedrich Murnau dirigió la película, que posteriormente tuvo su remake, por parte de Herzog, e inspiró otras muchas como la moderna La sombra del Vampiro.La película fue estrenada tras los éxitos, también alemanes, de El Golem y El gabinete del Dr. Caligari. Con 63 minutos de duración (aunque se desconoce el dato real del rollo original) es un auténtico largometraje para la época donde los daños de la guerra aun eran evidentes en muchas facetas.La película es muda, pero los carteles, que surgen con mucha frecuencia, dan la suficiente información como para seguir sin ningún problema la historia. Aunque claro esta, como pertenecemos a otra era nos aburrirá un poco, sobre todo hasta que surge la figura de Max Schreck, de quien hablaremos posteriormente.Lo primero que podemos destacar de la película es su brillante ambientación así como los imponentes decorados, que al contrario de lo que podíamos ver en otras obras de la época, eran simplones con clara tendencia a la utilización de exteriores. Murnau se desmarcó del expresionismo imperante para dotar de personalidad propia a la película, buscando un escena realista y natural dentro de los cánones marcados por el expresionismo.La iluminación, aunque muy demacrada por el paso del tiempo, es de alto contraste. podremos fijar tres tipos de luces en la película:- luminoso y brillante en casa de Hutter.- Oscuro y lúgubre en las apariciones del conde Orlock- Tonos medios en exterioresOtro de los aspectos importantes de la película es la increíble actuación de Max Schreck encarnando a el conde Orlock. Simplemente brillante. Sus gestos, la forma de moverse, la expresión de la cara, un sin fin de registros difíciles de copiar. Además tenemos que añadir la fantástica caracterización.Para recordar también quedan esos planos de sombras alargadas,esos encuadres extremos dejando a los personajes a un lado fomentando la sensación de soledad o el uso del negativo para conseguir una combinación de colores irreal. Sin duda Murnau consiguió asustar al publico, ese público que hasta la llegada de Nosferatu no se había enfrentado nunca a una autentica película de terror. Para bien o para mal, indispensable en cualquier videoteca.

Descarga: para verla online: http://www.archive.org/details/Nosferatu_DVD_quality

http://video.google.es/videoplay?docid=-2567629734832388742&ei=pSLZSoymOaigqgLC7LHMCg&q=nosferatu+el+vampiro&hl=es#

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada